El color en la música

JOSÉ  ANTONIO  CANTÓN | EL MUNDO.es

Orquesta Ciudad de Granada

Auditorio  Manuel  de  Falla.  21-­II-­2014.  Orquesta  Ciudad  de  Granada. Narradora:  Larisa  Ramos.  Director:  José  Luis  Estellés. Grandes Composiciones del Cine Clásico pertenecientes William Walton, Arthur Bliss, Silvestre Revueltas y Miklós Rósza. Calificación:  ****

Con motivo de la sexta edición del Festival Retroback 2014 de Granada que se celebra entre los días 22 de febrero y 2 de marzo, dedicado en esta ocasión a la figura de Ava Gardner, la orquesta Ciudad de Granada ha actuado en un concierto en el que ha interpretado cuatro obras pertenecientes a las bandas sonoras de otras tantas películas del cine clásico, que volverán a interpretarse en el concierto de la jornada inaugural del mencionado festival. Lo primero a destacar es la acertada selección de las obras del programa a cargo de José Luis Estellés, que las ha dirigido con verdadero acierto en todos los sentidos.

Solista de clarinete de la OCG desde prácticamente su fundación, su deriva hacia el campo de la dirección está más que justificada dada su gran personalidad musical que siempre fue muy destacada con su instrumento dentro de la orquesta granadina que, en esta ocasión ha conducido desde una entrañable relación personal y artística con los compañeros que le han correspondido de manera brillante desde el primer instante. La suite Escape me  never de Walton, perteneciente a la banda sonora de la película  “Nunca huyas de mí” dirigida por Paul Czinner en 1935, ha sido un sustancial anticipo en el que se han podido disfrutar gran cantidad de detalles técnicos en los que el color del sonido empezó a erigirse en el gran protagonista de esta velada fílmico-­sinfónica. Estellés ha mostrado su elegancia en el ballet que cierra esta obra, mostrando su dominio del espacio eufónico, un anticipado pulso de anacrusa, la expresión de su mano izquierda, atención al detalle en las entradas y un natural ritmo con la batuta, funciones éstas tan sustanciales para ejercer con solvencia el siempre complicado cometido que exige la dirección musical.

Estas cualidades se hicieron más patentes en los pasajes Attack, Machines y March, tres de los que componen la suite Things to come del compositor británico Arthur Bliss pertenecientes a la banda sonora del film  “La vida futura”  del cineasta W.Cameron, donde se ha podido apreciar cómo Estellés ha conseguido que una música pensada para acompañar unas imágenes adquiere tal entidad y razón de ser, que se haría inimaginable visualizar dicha película sin considerar la esencial función dramática de su banda sonora. Ha sido este uno de los logros estéticos de este concierto, que no hubiera sido posible sin la gran conjunción de los músicos que han sabido destilar un trabajo de preparación y ensayos extraordinariamente bien hecho, en el que los instrumentos de madera, percusión y la tuba, en este caso por su profunda, potente y afinada emisión, han destacado sobremanera.

Después del espectacular  molto sostenuto que inicia la suite La noche de los mayas del mexicano Revueltas, obra también tratada posteriormente por el gran compositor alemán Paul Hindemith, la percusión adquirió una relevancia incuestionable favoreciendo el enorme color del sonido de la orquesta. Éste tuvo su punto culminante en El libro de  la selva, suite para narradora, en este caso, y orquesta de Miklós Rósza de la banda sonora de la película del mismo título que dirigiera Zoltan Korda en 1942, en la que el colorido de este film y sus llamativos decorados han podido ser evocados por el oyente ante la transparente interpretación musical escuchada en el auditorio granadino que se ha convertido en un recinto donde los sonidos se transformaban en imágenes con la actuación de unos músicos en verdadero estado de gracia y un director que ha sabido sacar lo mejor de cada uno de ellos logrando un binomio perfecto de difícil parangón,  catalizado  por  una  excelente actuación  de  la  actriz  argentina  Larisa  Ramos,  habitual  colaboradora de  la  OCG,  colmándose  así  con  creces  las  mejores  expectativas del más exigente melómano.

Finalmente Estellés tuvo el detalle, como bis, de estrenar la pequeña pieza que sirve de banda sonora del cortometraje “Aquel no era yo” de Esteban Crespo, único español que compite en los próximos premios Oscar de la Academia de Hollywood, cuya música ha sido compuesta por Juan de Dios Marfil, nuevo archivero de la OCG. Toda la sección de cuerda brilló con destacado empaste y ajustada conjunción en esta delicada página de exquisito ingenio, acentuándose así la significación cinematográfica de este precioso concierto.